Blog - Transformación Digital

TRANSFORMACIÓN DIGITAL – PARTE II

28 febrero, 2017 - Transformación Digital


¿Qué papel juega la cultura en la transformación digital?

La transformación digital suele venir acompañada de un gran cambio en la empresa, que implica cambios en la mentalidad de todas las personas que forman parte de ella y en su organización, adoptar nuevos procesos, formas de trabajar y de relacionarse.

La organización, en este contexto, significa mucho más que estructurar la empresa en una jerarquía de responsabilidades y departamentos; organización, en la transformación digital, incluye la parte cultural, con una serie de prácticas y de actitudes claves para el cambio.

La parte más difícil de una transformación es el cambio cultural.

Aunque el cambio cultural es sumamente importante en la transformación digital, es difícil y lleva mucho tiempo conseguirlo. Se trata de conseguir que, tanto empleados como empleadores, se adapten a una cultura de cambio constante.

Las empresas ya no pueden limitarse a hacer un cambio este año y relajarse durante los próximos cinco hasta el siguiente cambio. Por eso surge la necesidad de establecer un nuevo ritmo de renovación continua en los negocios, un ritmo que avance como lo hace la industria en la que trabajamos y vivimos cada día.

En los últimos años se ha estado viendo un cambio fundamental en el papel del departamento técnico. En un reciente informe de Harvey Nash y la firma KPMG se puso de manifiesto que los directivos están cada vez más centrados en proyectos tecnológicos que pueden hacerles ganar dinero (63%); bastante más que en aquellos que pueden hacerles ahorrar dinero (37%). Las compañías ya no invierten en tecnología por temas de ahorro, es más una cuestión de innovación empresarial.

Sin embargo, en la transformación digital, al contrario de lo que se suele pensar, la tecnología no es tan importante como lo es la cultura. La cultura está muy ligada a la forma en la que se lleva a cabo la adopción de la tecnología y la habilidad de innovar depende directamente de ella.

 En este proceso, la capacidad organizativa de la empresa juega un papel vital para cualquier negocio.

Cultura Analógica Cultura Digital
A la defensiva Lista para atacar
Los clientes son distantes Los clientes están en el centro de todo
Informes: los datos miden las acciones del pasado y sirven para evaluar Datos en tiemplo real: representan la realidad actual y sirven para tomar decisiones
Se necesita un plan de negocio empresarial detallado para cada acción Predominan los planes de negocio esquematizados (modelos lean, canvas…)
Reacios al riesgo Propensos al riesgo (quiebran rápidamente)
Focus group (grupos de discusión) eventuales para obtener información Frecuencias pruebas con los usuarios finales del producto o servicio
Se realiza una investigación de mercado antes de lanzar un producto o servicio. Se sigue investigando, pero se escucha y se aprende durante el desarrollo de un producto o servicio (ya en el mercado).
Organigrama empresarial Escasa jerarquía
Departamentos subdivididos Interacción entre diferentes equipos
Trabajo independiente Relación con otros expertos (coworking)
La oferta es lo más importante Cubrir la necesidad del cliente es lo más importante

No solo las nuevas marcas de negocios online (como Amazon, Google y Alibaba) han dominado este proceso. Incluso las empresas más tradicionales, que ya estaban en el mercado mucho antes de que apareciera internet, están transformando su cultura empresarial para adaptarse al cambio.Las empresas de mayor éxito tienen una cosa en común: entienden y priorizan la digitalización.  Partiendo de esa base, no separan el entorno digital de las operaciones más tradicionales  y combinan sus esfuerzos en una estrategia omnicanal, para alcanzar de esta forma a un mayor número de clientes, tanto de forma online como offline.

Por ejemplo, General Electric ha pasado “de hacer turbinas a fábricas digitales”. Cada vez más apuestan por soluciones industriales digitales y llevan tiempo dotando de conectividad a sus principales productos y obteniendo información a tiempo real para sus informes.

Ford Motor Company -otro ejemplo de transformación digital- ha desarrollado una aplicación móvil para mejorar procesos de fabricación en Valencia.

Objetivos en la transformación digital.

Los responsables deben transmitir la importancia de la transformación digital con objetivos concretos y medibles.

Además, resulta obvio que la transformación digital no se limita a grandes empresas ni a las oficinas de Silicon Valley: cada negocio, independientemente de su tamaño, puede avanzar hacia la digitalización de sus procesos, productos y/o servicios. No obstante, los responsables de estos negocios, deben empezar a pensar primero en digital (digital-first), con campañas de marketing proactivas y un entorno de trabajo cada vez más electrónico. No es una tarea sencilla, pero aquí os dejamos las cuatro claves de la transformación digital sostenible:

  1. Define la transformación digital.

Visualiza cómo sería la digitalización de tu empresa -de forma global pero sencilla, para que cualquiera pueda entenderlo. Los cambios culturales empresariales llevan tiempo de desarrollar, así que establece unos plazos realistas para la planificación, implementación y evaluación de la digitalización (momento en el que se realizarían nuevos ajustes y volvería a iniciarse el ciclo de planificación, implementación y evaluación).

  1. Evalúa el nivel de cultura digital de tu negocio.

Antes de hacer cualquier cambio importante, es importante valorar la situación de la empresa y sus procesos, incluyendo la forma en la que los empleados se comunican y su apertura u aversión al cambio. Esto te ayudará a identificar debilidades y fortalezas para determinar la estrategia de adaptación en la transformación digital.

  1. Establece objetivos concretos y medibles.

Para conseguir una transformación digital sostenible, los responsables deben transmitir la urgencia e importancia del cambio, más allá de la contabilidad financiera, con objetivos concretos y medibles.  Si estos se comparten con los empleados y se consigue involucrarlos (por ejemplo, aumentar la captación de “leads” de potenciales clientes en un 50% en los próximos 12 meses), se avanza un paso importante hacia el éxito.

  1. Predica con el ejemplo.

Para los trabajadores de una empresa, es importante ver que la transformación se inicia desde arriba. Si los directivos fracasaran en predicar con el ejemplo, es mejor reemplazarlos para asegurar el éxito de la transformación digital.

La transformación digital es un verdadero reto, especialmente para los negocios tradicionales, pero cualquier empresa puede triunfar en el entorno digital.

Cultura Digital en la Transformación Digital


 

2003-2017, Cis Net Solutions S.L. - Presencia en internet. Todos los derechos reservados. Estamos en Albacete, trabajamos para clientes de toda España, Europa y parte de Latino América